sal rosada

“Son residuos de evaporaciones ocurridas hace 250 millones de años, que luego de capturar la energía fotónica del sol, han sido sometidos a inmensas presiones por antiquísimos plegamientos”, explica M. Carolina Geisse, de Bazar Natural, al describir la poco conocida sal rosada.

Según cuenta la historia de esta sal, que relata la experta en productos naturales, las transformaciones biotectónicas imprimieron un particular patrón energético en su estructura cristalina y además, está libre de contaminaciones.

“La sal rosada es un alimento complejo lleno de propiedades depurativas y que equilibran el organismo. Se obtiene de los yacimientos que sólo existen en 4 partes del mundo, Himalaya, Polonia, Perú y Bolivia”, afirma.

Comenta que se extrae en forma de rocas de gran tamaño, que son limpiadas y lavadas, y que en el proceso se reducen a tamaños menores de 5 cm. aproximadamente, para finalmente llegar al gránulo más fino para ser usada, por ejemplo, como sal de mesa.

Para saber, la diferencia principal que tiene con las sales marina y de mesa yodada, es que la rosada es más sana porque no tiene tratamiento químico de secado ni adición de yodo.

“Cuando ingerimos sal rosada estamos consumiendo en conjunto de 84 elementos en baja concentración y perfecta cristalización, por lo que el organismo los metaboliza con más facilidad y los aprovecha mejor, sin realizar esfuerzo alguno y además, se necesitan muy pocas cantidad para salar un alimento”, explica.


.